¿Dónde Coloco mi radiador eléctrico?

¿Dónde coloco mi radiador eléctrico? Dejar un comentario

Con la llegada del invierno y el frío, la venta de radiadores eléctricos ha crecido. Siendo cada vez más quienes optamos por emisores térmicos de bajo consumo que no conllevan grandes riesgos como puede suceder con las estufas catalíticas o los braseros.

Sin embargo, tanto el uso de estos radiadores como su colocación puede ser más complejo, por ello es importante que sigamos las instrucciones y normas de cada modelo, pues de hacerlo así, no solo ganamos en eficiencia energética y seguridad sino también en la estética y decoración de nuestro hogar.

Si es usted uno de los nuevos usuarios de este tipo de calefacción, y se dispone a disfrutar de un emisor térmico para llenar de calor y confort su hogar, a continuación, le damos unos tips o consejos para su colocación y ubicación.

El primer paso será decidir la ubicación más idónea para nuestro nuevo emisor térmico, intentando optimizar al máximo su consumo energético, a la vez que disfrutamos de su emisión de calor intentando mantener un resultado estético en nuestro hogar.

Marcas como Farho, apostamos por la combinación ideal de diseño, calidad y confort, por lo que nuestra línea de emisores térmicos son fáciles de adaptar a casi cualquier estilo de hogar, a la vez que mantenemos una estricta política de calidad que nos permite ofrecer radiadores seguros, confortables y de bajo consumo.

Sin embargo, somos conscientes que la ubicación de los radiadores puede ser determinante, por lo que sin más dilación pasamos a ver cuál sería la ubicación ideal de un radiador.

Ubicación:

Los expertos nos indican que el mejor lugar para colocar un radiador eléctrico es debajo de una ventana. Puede sonar extraño, pero en esta posición existe un mayor flujo de aire ya que alrededor de las ventanas siempre hay un aire más frío que en el resto de la estancia por la ausencia de aislantes térmicos o la efectividad de los mismos. Si lo colocamos en esta ubicación el aire frío que pudiese llegar por la ventana descenderá y el caliente ascenderá por lo que llamamos una corriente de convección, creando así un flujo de aire que ayudará a calentar toda la habitación.

Así mismo hemos de procurar que haya tomas de corriente o enchufes próximos para evitar cables demasiados largos, por seguridad y estética.

Igualmente debemos intentar que no haya muebles o cortinas que demasiado cerca, para evitar posibles riesgos del sobrecalentamiento tras una larga exposición, o que puedan resultar dañados algunos de los objetos que guardamos en su interior, especialmente hemos de tener mucho cuidado con las baterías de móviles o productos similares.

Estas cuestiones de seguridad son bastante básicas y sencillas, por lo que nos resultan obvias en algunas ocasiones y en cualquier caso fáciles de seguir, pero nos permitirán disfrutar de nuestros radiadores de forma óptima, asegurándonos seguridad, confort y bajo consumo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola!
¿Podemos ayudarte?
Powered by